El impacto a largo plazo de la pandemia para la industria musical

pandemic impact music industry

En los últimos meses, la industria musical ha estado tratando de evaluar el impacto inmediato de la pandemia COVID-19 en todos los sectores del ecosistema. El sector de música en vivo ha sido sin duda el más afectado debido a las medidas de confinamiento. El streaming ha experimentado un consumo constante, pero los ingresos totales han experimentado una disminución debido principalmente a que los anunciantes reducen sus presupuestos en publicidad. En las últimas semanas varios informes se han centrado en el impacto a largo plazo, discerniendo en todos los sectores de la industria (en vivo, música grabada, editorial, artistas y managers, patrocinios y merchandising).

Tomando como punto de partida los recientes blogs de Soundcharts, Music Industry Blog (MIDiA) y las últimas cifras publicadas por PRS for Music, pasamos a analizar los retos a los que se enfrentará la industria musical en los próximos dos años.

music-industry-revenue-forecasts-2020-midia-research
Fuente: MIDiA Research

Música en Vivo

Es el sector más afectado con la pandemia. No sólo por el cierre inmediato de salas y conciertos debido a las medidas de confinamiento en todo el mundo, sino también porque será el último sector en activarse, con medidas de seguridad en algunos casos aún no discutidas que conducirán a una recuperación incierta. Como afirma Soundcharts, la incertidumbre en torno a los eventos en vivo es enorme. A pesar de que en algunos territorios como algunos estados de Estados Unidos, España y China están permitiendo que ciertos eventos en vivo se realicen, las medidas de distanciamiento social traen la inevitable cuestión de la viabilidad financiera: los promotores se enfrentan ahora al reto de lograr rentabilidad con alrededor de un tercio de la venta de entradas, una logística internacional muy limitada para las giras y una disminución de los ingresos por patrocinio.

Además, la planificación de todas las iniciativas debe tener en cuenta el hecho de que un pequeño tamaño de la población está dispuesta a asistir a eventos públicos antes de una vacuna, y el hecho de que, una vez levantada la cuarentena, una segunda ola de contagios inevitablemente hará que los lugares se cierren de nuevo, como hemos visto en Corea del Sur y China.

El sector en vivo representó los ingresos de 25 billones de dólares en 2018, mientras que la música grabada sumó $19,1 billones en ese mismo año. Las cifras indican claramente la dimensión de este sector dentro de toda la industria musical. Además, afecta directamente a otros sectores, como veremos más adelante.

Editorial y Ejecución Pública

Recientemente PRS for Music publicó sus cifras de 2019. A lo largo del año, pagaron 686 millones de libras en regalías musicales, un 13,7% más que en 2018. La mayor parte de estos ingresos provino de la recaudación internacional (34%), seguido de la ejecución pública (28%), las plataformas en línea (22%) y finalmente transmisión (16%). Uno de los mayores cambios en la distribución de ingresos fue en plataformas en línea, donde PRS recaudó ingresos de Facebook, Instagram y Mixcloud por primera vez tras llegar a acuerdos de licencia con estas plataformas.

Sin embargo, es importante recordar que las sociedades de gestión colectiva operan en un retraso de 6 a 18 meses, lo que significa que el impacto real de la pandemia se sentirá alrededor de finales de 2020 y durante 2021. El CEO de PRS, Andrea Martin dijo a Music Ally: «Con las producciones de televisión y cine en espera, cierre de negocios, locales públicos y cancelación de festivales, conciertos y otros eventos de música en vivo, inevitablemente veremos una disminución en futuras regalías en 2020 y hasta 2021». Soundcharts también señala que a pesar de que el consumo de radio está en aumento, sus ingresos siguen dependiendo de la publicidad, por lo tanto, las regalías generadas por la radio también podrían ver una disminución.

Música Grabada

Es el sector el que muestra una perturbación menos dramática hasta ahora. Cifras estables en el consumo de streaming y suscripciones arroja algo de luz teniendo en cuenta que el streaming ha sido el principal impulsor de la industria en la era digital. Sin embargo, la preocupación sigue siendo que los consumidores reduzcan el gasto discrecional y los anunciantes reduzcan sus presupuestos generales, a medida que exploramos el análisis de los resultados del primer trimestre publicados por  Spotify y Youtube . Por otro lado, la producción de televisión y cine se ha detenido, lo que sin duda reducirá los ingresos de sincronización. Las tiendas de discos se han visto obligadas a cerrar también, la mayoría de ellas dependen en gran medida del comercio electrónico, el crowdfunding e iniciativas como #LoveRecordStores apoyadas por IMPALA para mantener su negocio a flote y empleados en la nómina.

Las ventas de Merch dependen en gran medida de los tours en vivo, por lo que los artistas y sus equipos tendrán que crear estrategias innovadoras dentro del ecosistema digital para compensar las giras canceladas. Será interesante ver cómo las nuevas funcionalidades de e-commerce de Facebook e Instagram apoyan dichas estrategias.

A continuación encontrará el pronóstico de Soundchart sobre cuánto tiempo tardará cada parte de la industria en volver a los ingresos que estaban generando antes de la pandemia:

soundcharts projected revenues 2020
Fuente: Soundcharts

No hay duda de que va a ser un período difícil para la industria de la música. La transmisión en vivo –especialmente Twitch–, está tratando de ofrecer soluciones para monetizar experiencias en línea, pero la monetización general y la gestión adecuada de los derechos y las licencias siguen siendo una discusión continua con muchas áreas por acordar e implementar en el aspecto tecnológico y legal. Algunos experimentos muy interesantes están teniendo lugar en torno a la mejora de las experiencias digitales en vivo, con el concierto digital de Travis Scott en Fortnite como punta de lanza, e iniciativas de tecnología musical como el hackaton #NextStageChallenge. ¡Asegúrate de hacerles un seguimiento!